te

Acciones inocentes con las que destrozamos el planeta y no nos damos ni cuenta

Recientemente publicaron un artículo en EcoWatch en el que se describían 8 maneras bastante sencillas en las que destruimos el planeta, poco a poco e inconscientemente. En ocasiones son hábitos tradicionales, en otros es la adopción de nuevas comodidades las que disparan la destrucción inconsciente.
A vecess incluso el propio inventor de objetos revolucionarios se arrepiente de su invención. Tal es el caso de John Sylvan, inventor de la K-Cup (la capsulita para las cafeteras estilo Nespresso). Y es que soluciones para tareas cotidianas como esta, resultan en una generación de residuos inmensa (en muchos casos, además, difícilmente reciclables) .

Algunas de las acciones inocentes que destaca EcoWatch son las siguientes:

  1. Jabón antibacterial
    Prácticamente el 75 por ciento de este tipo de jabones y geles corporales contiene triclosan. Pequeñas cantidades de este agente persisten en el agua incluso después de pasar por las plantas de tratamiento, con efectos tóxicos en nuestros ríos y mares (pueden afectar a la capacidad fotosintética de las algas) y potencialmente dañino en los humanos.
  2. Bolsitas de té
    Las bolsitas de té que producen algunos fabricantes como Twinnings, Tetley o PG Tips son biodegradables en un 75%. Aunque están hechas mayormente de fibra de papel, tambión incorporan plástico polipropileno, lo que las hace resistentes al calor pero impiden su completa biodegrabilidad. También existen las modernas bolsas sedosas (las piramidales), que son aún peores.
  3. Tazas de papel
    Se usan por ejemplo en bebidas calientes para llevar. Aunque puedan parecer mejores que las tazas de plástico, sólo en EEUU se pueden emplear hasta 80.000 millones al año. También incorporan polietileno para resistir el calor, componente no biodegradable.
  4. Microperlas (o “microbeads”)
    Estas partículas se encuentran en muchos productos: desde pastas de dientes a exfoliantes faciales, pasando por gel corporal. Al ser tan minúsculas, estas partículas son prácticamente imposibles de eliminar así que llegan al mar o a los lagos y ríos. Aquí pueden ser ingeridas por peces u otros organismos por error.
  5. Cuchillas de afeitar
    Se utilizan al año 2.000 millones de cuchillas desechables. Aunque se pueden reciclar las hojas de acero, seguramente la cuchilla acabará en el vertedero. Si a esto le sumamos el coste de producirlas, los materiales… Tenemos uno de los productos más derrochadores de nuestro lavabo.
  6. Palillos chinos
    Los palillos empleados en restaurantes asiáticos principalmente suelen estar hechos de madera. Chino produce 57.000 millones de pares de palillos desechables cada año, para lo que se necesitan 3,8 millones de árboles.

Este listado sirva únicamente para ser conscientes de que cada pequeño acto tiene una repercusión. Otra cosa es decidir qué acciones podemos realizar y asumir este impacto.  ¿Se os ocurre alguna “amenaza inocente” más?

4 comentarios en “Acciones inocentes con las que destrozamos el planeta y no nos damos ni cuenta

    1. Jejeje síiii! A mi también me sorprendió mucho la composición de las bolsitas. Aunque los compuestos no biodegradables no estén presentes en mucha cantidad, sí que es verdad que a granel saben mucho mejor😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s